FEMINAZI

Popularmente se entiende que se usa el término feminazi para referirse a las mujeres que abogan por la igualdad. Pero nada más lejos de la realidad, este término se usa, exclusivamente hacia las mujeres que buscan la superioridad. Por ejemplo, aquellas que están a favor del término violencia de género, el cual, asume, que la violencia es unidireccional, del hombre hacia la mujer y que los hombres, generalizando a todos y más aún, si son blancos y heterosexuales, odian a las mujeres y las quieren muertas y para manifestarse en contra de la violencia de género, van por ahí gritando ¡Machete al machito! o ¡Muerte al macho!

001

Esta caterva de histéricas, que intentan obligarnos a creer que la mujer es santa, no es violenta y que siempre dice la verdad, se les ve el plumero cuando meten dentro de feminicidio cualquier muerte de mujer, sea bajo la circunstancia que sea, ya sea un accidente de trabajo, de tránsito o que se ha suicidado, e incluyendo aquellas niñas asesinadas por sus padres, pero no añaden las que han sido asesinadas por las madres, puesto que es número mucho mayor y eso descuadraría sus gráficas.

002

Las mismas que ponen en boca de los hombres las ya más que antiguas y manidas frases, cuando hay una violación o una mujer agredida, de “algo habrá hecho” o “si es que claro tal y como visten, normal que las violen”, o la que ya es el colmo “Si es que mira como viste… si parece una puta”, frase, que servidor ha oído más en boca de mujeres que de hombres.

Las mismas que ahora, cuando una mujer mata a su marido, buscan una excusa para el deplorable acto, diciendo “seguro que la pobre estaba harta” o “se lo merece por machista”, el simple hecho de arrebatar una vida es deplorable y no tiene excusa posible, independientemente de si el autor del crimen es un hombre o una mujer.

Estas son las feminazis, las que van a las manifestaciones feministas y sacan a los hombres a golpes, las que pintan con spray en la cara de los hombres, las que, viendo presencia policial, les critican y más aún desguazan el coche policial y se excusan con eso no es violencia que es libertad de expresión.

003

No, no entendamos mal, feminazi, no es la mujer que es médico, abogada, ingeniera que trabaja honradamente para ganar su dinero y que lo único que pide es, que si se presenta a una oposición o puesto de trabajo, no le den el trabajo a ella, por dárselo a un hombre con peor nota, no, esa no es feminazi, esa es una persona con sentido común.

Feminazi es aquella que dice que en una oposición ante un empate técnico entre un hombre y una mujer se deba elegir siempre a la mujer, feminazi es la que quiere que las pruebas de los cuerpos y fuerzas del estado sean más fáciles para las mujeres ya que obligatoriamente debe de haber un cupo “X” de mujeres en ese puesto y si no es discriminación, no teniendo en cuenta el riesgo que es para toda la sociedad poner en esos puestos personas (hombres o mujeres) que no esten realmente preparados para ese puesto. Vergonzoso el caso de las opositoras a bombera de Madrid, que decían estar entrenando 15 horas a la semana y se quejaban de que las pruebas eran discriminatorias, discriminatoria sera el día que una mujer que pase las pruebas habiendo sido estas reducidas, para que puedan pasarlas, deje morir a un hombre o una mujer de 100 kilos por el simple hecho de que no puede mover el cuerpo ya que esta desmayada la persona.

004

Feminazi es aquella que generaliza a los hombres, diciendo que todos son potenciales violadores y que le da miedo ir por las calles, porque cualquier hombre la puede violar, que dice que solo la mujer es cosificada en la publicidad, que a los hombres no se les impone un estereotipo pero que a las mujeres si, feminazi es aquella que ve al hombre gordo y dice “míralo si es que se le ve, seguro que es un cerdo baboso” o “por favor, no me acerco a eso ni con un palo”, pero luego pone la foto de la mujer gorda y dice “ella es guapa, se ama a sí misma y todos tendrían que amarla como es”.

005

Feminazi es aquella que critica la actitud de un hombre, pero alaba la misma actitud en una mujer.